Buscando, encontrando, viviendo

¿Por qué bus­ca­mos den­tro lo que no se encuen­tra dentro
y a veces bus­can­do fue­ra encon­tra­mos lo de dentro?.

Nun­ca encon­tra­re­mos fue­ra eso que bus­ca­mos fuera
la taber­na que bus­ca­mos con la vid y la copera.

¿Qué será lo que bus­ca­mos pero que nun­ca encontramos?
si deja­mos de bus­car lo que fue­ra lo encontramos.

¿Por qué hemos de bus­car lo que no se ha de buscar?
Solo sin­tien­do la Vida lo podre­mos encontrar.

Encon­tra­re­mos sin­tien­do, nos per­de­re­mos viviendo
para poder encon­trar­nos con el Ama­do bebiendo.

Empe­ce­mos a gozar­nos, con su vino a emborracharnos
Vamo­nos a dis­fru­tar y con la Vida llenarnos.

Nos que­re­mos embria­gar, vol­va­mos a disfrutar
y no a dor­mir­nos por den­tro para Ello no encontrar. 

2 Comentarios a “Buscando, encontrando, viviendo”

  1. Replicante

    Boni­to poe­ma, boni­to pen­sa­mien­to. Muy dio­ni­sia­co. Pero… si no bus­ca­mos la ver­dad nun­ca sabre­mos que es inaccesible.

  2. Ignacio de Miguel Diaz

    Muchas gra­cias por el comentario 😀

    En reali­dad el poe­ma era un ejer­ci­cio que hici­mos en un taller de músi­ca y poe­sía sufí, y tenia que ser una poe­sía mís­ti­ca usan­do los sím­bo­los usa­dos en la poe­sía sufí per­sa anti­gua, es una espe­cie de Gha­zal de rima faci­lo­na, pero me gus­to como me que­do y lo publique 🙂

Comentar