Manolo Chinato (1952-)

Ama, ama, ama y ensan­cha el alma.

Qui­sie­ra que mi voz fue­ra tan fuerte
que a veces retum­ba­ran las montañas
y escu­chá­rais las men­tes social-adormecidas
las pala­bras de amor de mi garganta.

Abrid los bra­zos, la men­te y repartíos
que sólo os ense­ña­ron el odio y la avaricia
y yo quie­ro que todos como hermanos
repar­ta­mos amo­res, lágri­mas y sonrisas.

De peque­ño me impu­sie­ron las costumbres
me edu­ca­ron para hom­bre adinerado
pero aho­ra pre­fie­ro ser un indio
que un impor­tan­te abogado.

Hay que dejar el camino social alquitranado
por­que en él se nos que­dan pega­das las pezuñas
hay que volar libre al sol y al viento
repar­tien­do el amor que ten­gas dentro. 

Comentar