Similitudes

La pri­me­ra Sura del Quran es pre­cio­sa, y dicen que ade­más, oir­la en ara­be, la len­gua en que fue trai­do, cau­sa un efec­to espe­cial, de hecho, en actos reli­gio­sos nun­ca se reci­ta en otra len­gua, excep­to en con­ta­das ocasiones.

bís­mil-lâhi r‑rahmâni r‑rahîmi

al-hám­du lil-lâhi ráb­bi l-«âlamîna

r‑rahmâni r‑rahîmi

máli­ki yáu­mi d‑dîn

iyyâ­ka ná’­bu­du wa iyyâ­ka nasta’in

ihdi­nâ s‑sirâta l‑mustaqîma

sirâ­ta l‑ladzîna án’am­ta «aláihim

Para mi des­gra­cia, no se ara­be, ni siquie­ra pue­do leer el ali­fa­to, pero me encan­ta crear cone­xio­nes entre las cosas, la pri­me­ra, reco­no­ci­da por todos, esta a la vis­ta, para los musul­ma­nes, esta pri­me­ra sura tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do que el padre nues­tro cris­tiano, y sus simi­li­tu­des no se esca­pan a nadie, dejan­do a un lado la sim­bo­lo­gía de cada reli­gión, semioti­ca­men­te se refie­ren a lo mis­mo, piden a un ser supe­rior que nos guie por el camino rec­to y verdadero.

Enton­ces… si nues­tras cul­tu­ras son tan simi­la­res… ¿Por qué nos empe­ña­mos en fijar­nos en nues­tras diferencias?

Comentar